Soy una Tribu

Nuestra tribu: Somos esas personas que trabajar es un placer porque hacemos lo que amamos, reímos apasionadamente, lloramos con intensidad y podemos vivir todas las emociones sin culpa y sin sufrimiento.

Una tribu  de personas que unimos a todos, no juzgamos, no discriminamos y no pertenecemos a ningún lugar. Somos ciudadanos del mundo por consiguiente la tierra es nuestro hogar. Somos personas que amamos intensamente y no nos conformamos con una relación funcional, queremos vida real en las relaciones y si estás no crecen o se desarrollan aun con dolor sabemos decir adiós.

No somos débiles ni fuerte somos seres emocionales, espirituales y pensantes.

Integramos lo antiguo, lo sagrado, los misterios del universo en geometría, numerología, astrología, chamanismo y una vida moderna con el mejor vino o el mejor tabaco.

Danzamos a la luna, vamos a fiestas y conciertos y también sudamos en el temazcal.

Comemos en el mejor restaurante de la ciudad o en el pasto de todo sabemos disfrutar, algunas veces nos verán vestidos de ejecutivos y otras con las ropas apropiadas para un ritual.

Vemos ángeles, somos ángeles, nos comunicamos con los seres de luz, meditamos y escuchamos la voz de nuestro corazón, seguimos la intuición.

Vivimos inspirados, enamorados y hacemos cualquier trabajo en servicio a la humanidad, pero nos hacemos cargo primero de nuestro hogar principal.

El sexo no es sexo, es encuentro, por eso somos lo divino femenino y masculino en cada uno de nosotros sin importar el cómo se decide vivir su sexualidad, porque la sexualidad para esta tribu es sagrada y es sinónimo de unión y comunión con Dios donde cada uno es libre de expresar su verdad.

Somos criaturas divinas y humanas que al final no buscan nada, más todo lo entregan para hacer de esta experiencia una vida autentica.

Comprendemos las leyes del universo, vivimos alertas a las sincronías y a las señales, para esta tribu todo lo que sucede es perfecto, aunque no se comprenda, más sin embargo siempre encontramos la comprensión y la armonía.

Somos una tribu que no se define con un dogma, pues hacerlo es ir en contra de la unidad.

Solo nos esforzamos por ser y estar en cada momento y en cada lugar con toda la fuerza de la presencia y la luz que tenemos para dar.

Si resuenas con esto, compártelo, ayudémonos a crecer y a apoyarnos, es difícil ser diferente y no saber dónde se pertenece, yo sé lo que se siente no encajar, por eso vamos a compartirlo y multiplicarlo porque aquí hay espacio para cada uno que quiera vivir su despertar, y me encantaría que todos siguieran haciendo el manual de inteligencia emocional para vivir sin empleo y el test de los dones y los talentos para que descubran el propósito de vivir aquí en esta tierra por un ratico, y cada uno de ustedes hombres y mujeres sean sus propios maestros.

Con amor

Paola Carvajal ∞

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *