¿Dónde está mi interior?

¿Qué me quieren decir cuando dicen ir hacia adentro?

Los mensajes de crecimiento espiritual, crecimiento personal y evolución hablan de que la felicidad se encuentra en tu interior, la paz está en tu interior, el amor está en tu interior, pero realmente ¿en qué parte está? ¿No has sentido que por más de que tratas de entenderlo algunas veces te pierdes en ese camino hacia ti mismo?

Si a ti te ha pasado al igual que a mi, hoy te quiero compartir cinco trucos para encontrar ese lugar que llaman interior:

    1. Escucha las palabras que salen de tu boca
      En el afán de comunicarnos y hablar y hablar, de decir y exponer nuestros puntos de vista, hablamos muchas veces sin pensar en lo que realmente estamos diciendo. Pero cuando haces una pausa y empiezas a escucharte lo que acabas de decir descubrirás quien es ese ser que hay dentro de ti y te permitirá analizar si eso que estás diciendo es una realidad o es una suposición, o es simplemente un apego a hablar por hablar. Tomar conciencia de lo que sale de nuestra boca es un trabajo largo y arduo porque no es que estemos tomando esa conciencia en este punto para juzgar o transformar, solo para aprender a escucharnos. Un ejercicio practico y que me ha servido de ayuda es grabar mi propia voz. Graben su voz y repitan la grabación cuantas veces sea necesario hasta que se sientan cómodos escuchándose a si mismos.
    2. Observa que sientes
      Esta es más fácil, pero hay que estar despiertos. Es decir ¿cómo me siento en mi oficina? ¿cómo me siento mientras voy manejando, o en el transporte público? ¿cómo me siento cuando envió un correo o termino una llamada? ¿Cómo me siento cuando estoy con otras personas? ¿Cómo me siento mientras me baño? Al observar, el sentir la mente se mantiene alerta porque no puede distraerse, si se distrae se pierde el sentir. Al finalizar el ejercicio de sentir y nada mas que sentir te vas a dar cuenta de que si hay algo más allá de los pensamientos y te sentirás conectado con el momento presente.
    3. Abúrrete
      Esta técnica es la más divertida, nos aburrimos tan fácil y buscamos tantas formas de escapar al aburrimiento que perdemos la oportunidad de encontrarnos con nuestro interior y la parte mas creativa. La próxima vez que te sientas aburrido déjalo ser, abúrrete hasta los huesos, sin celular, sin televisor, sin música, sin distracciones , simplemente aburrrete y deja la mente volar sin expectativa y anota todas las cosas maravillosas que se te ocurren, allí comprenderás que no necesitas nada para ser feliz mas que estar contigo mismo, al principio te desesperas, pasarás unos cuantos minutos y luego máximo una hora, pero date el permiso de aburrirte para que el espíritu y el alma puedan manifestarse.

Cuando ya no te da pereza escucharte a ti mismo, cuando ya puedes sentirte en todo momento y te das el permiso de aburrirte estas listo para estos dos últimos pasos.

    1. No hables
      Haz un día de ayuno de la palabra, te dejo esta canción acerca del silencio lo dice todo.
    2. ORA
      Si lo llamas meditación también está bien, pero ora, ora todos los días, con tus palabras, o con la oración del padre nuestro o la mejor de tu religión pero ora, cuando oras haces un acto de conexión con tu interior y con una fuerza superior llamada conciencia, Dios y sabiduría. Ten como regla general en tu vida un tiempo para orar. Y a través de la oración se revelará tu interior.

Y así poco a poco con pequeñas cosas se abre el universo ante tus ojos, ante tus oídos con tu voz interior y en tus palabras con la expresión de tu ser.

Si te gusta compártelo, ayúdame a compartir cosas simples que cambian vidas.

Autor: Paola Carvajal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *