Abraza el cambio Maduraste

Lo se es horrible, sentir que todo lo conocido se desvanece, que lo que te queda por aferrarte al parecer ya no encaja con tu vida y tú insistes e insistes en no soltarlo, te sientes extraña en tu nueva piel y te preguntas y cuestionas ¿será que esto es lo correcto? ¿será que mejor me quedo como estoy para seguir perteneciendo a este lugar? ¿qué quiere la vida de mí? ¿por qué me estoy sintiendo así?

A veces te preguntas: ¬¬– ¿Qué son todas esas cosas que pasan por mi mente, por Dios ¡me siento loca!, ¿cómo es posible que ya no toleras cierto tipo de personas que antes te agradaban? las conversaciones que no llevan a ningún lado las ves como una perdida de tiempo, el exceso de alcohol y bulla ya no es tu plan preferido, prefieres un café con tu mejor amiga que salir con un tipo solo porque si, una buena película o un libro con una copa de vino que perder tu tiempo embruteciendo tu cerebro.

Te da una sensación de que disfrutas más la vida, cuando sales, sales porque quieres hacerlo, ya no por obligación, disfrutas plenamente la comida, el ejercicio y el increíble arte de no hacer nada y estar en soledad, la gente que esta a tu lado es la que tú eliges no necesariamente porque las conoces de toda la vida, las relaciones sentimentales ahora las ves como algo para construir y avanzar no solo para divertirte y si estás casada sabes que quieres algo más intimo y vas a trabajar por construirlo, pero ya no como una responsabilidad la relación sino como un compromiso de dos.

Tu vida y hacerte cargo de ti y tus sueños se vuelven una prioridad, la gente no entenderá tu cambio, tu nuevo sentir, quieren a la persona que siempre han visto, por eso te ves casi en la obligación de conocer nuevas personas donde puedas ser quien eres hoy, te preguntaran mil veces ¿qué te pasa? Te preguntarás mil veces ¿quién soy? ¿qué quiero? Te confundirás entre tus pensamientos y emociones, hasta de tus nuevas reacciones, del cambio de tus deseos y de tus nuevos sueños y aspiraciones.

Sin embargo, sabrás con certeza que estás cambiando, evolucionando, creciendo, Madurando.

Date tu misma un abrazo.

Autor: Paola Carvajal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *