La terrible perfección

“Olvídate de lo perfecto, todo tiene una grieta, así es como entra la luz” Marc Hendrickx

 ¿No seríamos más libres y felices si aprendiéramos a amar y apreciar lo imperfecto de la vida?

El problema con la perfección es que luchan los ideales de nuestra mente con la realidad, es ahí donde esta la ilusión, no logramos estar en total presencia por estar con lo que hemos idealizado, lo hacemos con las personas, con los trabajos, con nuestros hijos y la pareja.

Conozco personas soñando y esperando la pareja perfecta olvidándose de la pareja real que tienen al lado, para luego simplemente cambiar de relación y darse cuenta que era muy parecido a la anterior y así continúan en una incansable búsqueda de lo que parece perfecto sin notar que nadie real puede competir con el ideal de tu cabeza.

Si aceptáramos que no todos estamos capacitados para lo mismo, las discapacidades que tenemos y las que tienen los otros las veríamos con compasión.

No he nacido muy hábil para las actividades manuales, cualquier dibujo, moño, cinta, abrir una caja, elaborar un lindo peinado es casi maratónico y desgastante para mi. No logro ser la mamá que colabora con las carteleras o actividades de manualidades creativas como elaborar un increíble zapato loco para el colé; No tengo el talento por más que lo intente o me esfuerce ¡no me queda bien!.

Por mucho tiempo, aún más teniendo dos hijas mujeres, me perdí momentos de disfrute y felicidad con ellas por convertirlos en estrés y ansiedad para que nos quedaran perfectos. Podría haber tomado la decisión de disfrutar el momento y apreciar el resultado bonito o no y soltar el ideal de mi mente de cómo tenia que verse.

Todo tiene grietas y por ahí es por donde entra la luz. Empieza hoy a amar tus grietas que se traducen en tropiezos, fracasos, duelos, perdidas, criticas, miedos, tus imperfecciones porque por ellas puedes ver lo extraordinario y único que eres.

Deja a un lado el perfeccionismo que te roba del presente, le pone un stop a tus sueños y te paraliza para entrar en movimiento. Si estás esperando el producto perfecto, la pareja perfecta, la salud perfecta, la cuenta bancaria maravillosa para empezar a construir tus sueños y tu vida, créeme no vas a empezar porque siempre faltara algo y aún cuando creas que ya está listo y perfecto abra alguien al que no le parecerá por sus propias expectativas.

 No te detengas, no te permitas estancarte en el presente por estar esperando el futuro soñado o por estar en el pasado recordando aquellas buenas épocas.

El perfeccionismo exagerado no es mas que el miedo a equivocarnos y una necesidad de control que alimenta al ego; Soltar el perfeccionismo es entregarse a la voluntad divina, deponer el control y entregarnos a lo dichoso de la existencia. ¿Serías capaz?

Podrías abrir tu corazón y darle la bienvenida a lo real, a lo roto, a lo imperfecto, a lo no tan agradable, a las circunstancias como vengan y amarlas y te aseguro todo lo que se ama por alguna razón parece perfecto y en ello radica tu paz y tu felicidad.

Como dice Eduardo Galeano: “seremos imperfectos porque la perfección seguirá siendo el aburrido privilegio de los Dioses”

Yo te invito a ser Humano.

“Se exigente contigo en lo que sabes que puedes hacer mejor y se benevolente contigo en lo que sabes que no puedes hacer” Paola Carvajal.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *