Mes de merecimiento

Quizás uno de los tantos retos que enfrentamos las mujeres y mas complejos de sanar es el merecimiento. En pocas oportunidades nos sentimos completamente merecedoras de todo sin sentir culpa, casi siempre tenemos una autocritica, algo que nos falta, nos sentimos incompletas e incompetentes en algunos casos.

Nos cuesta reconocer el éxito como propio y reconocer todas las habilidades y cualidades que tenemos para llegar a ese punto no entra en nuestra cabeza. La palabra sacrificio (Esfuerzo, pena, acción o trabajo que una persona se impone a sí misma por conseguir o merecer algo o para beneficiar a alguien.) al parecer no existe en nuestro vocabulario con lo que realmente significa, por el contrario se convierte como en una virtud por el hecho de ser mujeres.

En las relaciones somos en la gran mayoría las que mas se entregan, idealizamos y valoramos demasiado al hombre y no nos ponemos en una zona de iguales sino de sumisas cuando estamos enamoradas, es como si tuviéramos un chip en la cabeza que dice que podemos con todo, entonces negociamos nuestras prioridades, nuestra vida, nuestra salud y nuestros sueños en nombre del amor.

Nos cuesta muchísimo comprender el punto medio entre un gran ego y una autoestima sana y la diferencia es así de sencilla ¿Te comparas con otras mujeres? ¿Eres adicta a pensar que dirá la gente de ti? ¿Le gusto? ¿Me veo bonita? ¿Qué tiene ella que no tenga yo? Y usas afirmaciones como Mi esposo o pareja es mi prioridad y mis hijos en caso que los tengas. Esas preguntas y esas afirmaciones son del ego no del autoestima, la autoestima es el camino al merecimiento.

Pero por donde empezar.

  1. Comprende que lo que no te das a ti misma nadie te lo va a dar, “aunque lo creamos y aunque otros no lo den por un tiempo” si no te crees merecedora los vas a perder… o se va a ir y es lo que llamamos lecciones y aprendizajes de la vida. (La vida, Dios, el Universo o tu mente si eres atea, no te da lo que tu quieres si no lo que crees que te mereces y eso esta grabado en las creencias) He visto tanto esto últimamente, decimos por ejemplo yo quiero un nuevo trabajo y empezamos a ver las opciones, un ascenso en la carrera profesional pero cuando vemos los requisitos no nos sentimos preparadas para ese cargo, entonces “LO QUIERO… SI QUE LO QUIERO” pero siento que no lo MEREZCO.
  2. No estas incompleta eres más que suficiente, hace unos meses terminé con mi novio y cuando me preguntaron que pasó yo respondí a manera de broma: Me pesaron, me midieron y salí defectuosa y la persona a la que se lo dije me respondió lo mas sabio que he escuchado –revisa esa balanza! Y esto es la vida real, en los fracasos asumimos toda la culpa y en los éxitos compartimos la grandeza. Cuando un hombre fracasa en algo tiende a decir que no le interesaba el tema, cuando una mujer fracasa casi siempre cree que es por falta de capacidad o falta de algo. Por eso repito Graba en tu corazón, en tu mente, en tus órganos esto : NO TE FALTA NADA ESTAS COMPLETA.
  3. El merecimiento viene de tu interior y debe entrenarse y construirse porque la sociedad y la cultura nos lo arrebataron, empieza por cosas pequeñas cómo por ejemplo “ME LO MEREZCO” y durante este mes de la mujer seguiré dando pautas para construir el merecimiento.

Autor: Paola Carvajal

 

 

 

 

 

 

2 comentarios en “Mes de merecimiento

  1. Alguien puso en Facebook el link de tu entrevista en Caracol Radio, la escuche y me senti totalmente identificada, siempre he sentido esa voz en mi interior que me habla y me impulsa a hacer cosas pero el miedo y lo que la sociedad y las experiencias nos pone en la cabeza me frena y me hace sentir no merecedora o incapaz!!!
    Quisiera evalurme para saber como y donde estoy para cambiar mi vida, ponerle ese toque magico, vencer todos los miedos y creencias que no nos dejan avanzar!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *